Viendo el mundo con un poco de locura




Carta al capitano

Categoría : Deportes May 30, 2017

Totti, el domingo fue tu último juego con la Roma, tu Roma, mi Roma. No fuiste tú la razón por la cuál miré por primera vez a la loba, pero de algo estoy seguro: fuiste tú la razón por la cual me enamoré de ella.

De fondo suena el soundtrack del Gladiador, mientras intento escribir lo que significaste no solo para la Roma, sino para mí. Porque tus clases y enseñanzas dentro del campo fueron apenas el primer tiempo de este partido llamado vida.

Lo más importante

1993. Dos años después que yo naciera, entrabas al campo de batalla, a las primeras filas del batallón con una gran ilusión. Un año después convertías tu primer gol; premio a tu lucha y esfuerzo. Tres años más tarde te convertías en el comandante en jefe del ejército romano; recompensa a tu gran amor y un privilegio para todos nosotros.

Todo parecía fácil para un joven soñador con el futuro en sus manos. Pero tu amor iba a ser probado, tentado por ofertas que nadie podría rechazar ¡solo tú! 40 años de vida y nunca olvidaste la lección que tu madre te dio, frustrando tu primer posible fichaje. Francesco tenemos que agradecerle a tu madre por haberte enseñado la lección más grande de todas, y por enseñarnos a nosotros también ese camino. Cuando los Rossoneris te buscaron, cuando la Casa Blanca te buscó en repetidas ocasiones, nos enseñaste que una casa no siempre es tu hogar; y como tu madre te dijo: tu hogar es lo más importante. Ese hogar siempre fue Roma y por siempre lo será, pero además has ganado otro hogar: el corazón de todo el mundo del futbol.

Un guerrero

Meses antes del mundial del 2006 sufres una fractura escalofriante. Todos te veíamos tristemente fuera del mundial, todos menos tú y Marcello Lippi. Trabajaste en tu recuperación como un loco. Llegaste al mundial sin recuperarte al 100% de la lesión pero llegabas como uno de los líderes del vestuario junto con Cannavaro y Buffon.

Tu participación no fue únicamente como líder de vestuario. Cuando tu selección más te necesitó, entraste a 15 minutos del final y anotaste aquel penal en el tiempo agregado contra Australia, para mostrar el camino que los llevaría a alzar la copa del mundo.

Un Capitán Il Capitano

Aquella tarde contra Sampdoria en el Olímpico de Roma (11/07/2017) fue un recordatorio de quién eres. Perdíamos 1-2 mientras caía una lluvia torrencial, y tú… calentando. La lluvia suspendió el partido por poco más de una hora. Entraste en la segunda mitad para marcarnos el camino a la victoria, con una asistencia y un gol de penal al minuto 93.

Dejaste muy en claro tu profesionalismo y ganas de triunfar. Pero sobre todo, dejaste en claro la razón por la cual todos te respetamos. Cuando te preguntaron sobre tu gran partido y el penal, respondiste: “Fue la primera vez que he tenido miedo de fallar… no podía fallar enfrente de mi afición, no podía fallar enfrente de mi gente”. Y es que todo lo que hiciste a lo largo de tu carrera, no lo hiciste para tener mejores números y reconocimiento, todo lo hiciste por la Roma y por los tifosi romanistas.

El respeto es algo que no se exige si nunca lo ganas; el respeto es algo que una vez que se gana viene hasta de tus rivales. Ese respeto que siempre exigiste al no entregar NUNCA tu cinta de capitán. Si salías de cambio que entraran con una nueva, porque tu cinta de capitán estuvo siempre tatuada en tu brazo y en tu corazón.

No hay mejor manera de medir cuán lejos llegó el respeto que ganaste, que la última vez que jugaste en la Casa Blanca, el Santiago Bernabéu. Esa misma casa a la que tantas veces rechazaste se rindió a tus pies, haciéndote parte de una reducida lista de jugadores que han sido venerados por ese público tan crítico.

Este domingo te desprendiste de tu cinta, pero nunca de tu capitanía. Te desprendiste de tu cinta por primera vez para dársela a la generación más joven de Roma. Te desprendiste por primera vez de tu cinta para enseñarle a los más jóvenes que esa cinta representa un respeto y orgullo para la Roma que durarán toda la vida.

Premios de vida

Nunca ganaste un balón de oro, pero de que sirve un balón de oro si no estabas con tu amor verdadero. Nunca ganaste una Champions League, pero de que sirve una Champions si no la perdiste siendo el comandante de tu propio ejército romano. Un solo scudetto en tu palmarés, pero el más dulce de todos al ganarlo con el equipo de toda tu vida.

Si bien entristece tu adiós, hoy que te retiras no te lloro, porque se llora a quien se va, a quien nunca vuelve; pero tú como capitán del ejército romano volverás para algún día estar al frente de tu propio ejército, para estar al frente de con quienes un día peleaste hombro a hombro. Volverás para poner nuevamente el nombre de Roma en lo más alto de la historia.

28 años en la Roma, 28 años de un amor y fidelidad inquebrantables. 28 años de una clase exquisita, una clase dentro del campo que nos dejó una enseñanza de vida inmensa…

Totti, te vas para ser eterno, te vas para nunca irte. Te vas porque es necesario que tu leyenda nazca. Darte gracias por todo se quedaría corto, lo único que puedo decir es: “I will see you again, but not yet, not yet”

SHARE :

(4) comentarios

Anónimo
3 meses ago · Responder

Me pregunto que hago yo leyendo sobre futbol… no soy la mas experta, pero algo si se, logra contagiar lo que escribe sobre el. Feliz dia Jabelito! un abrazo en donde ande.

    jmarquez
    2 meses ago · Responder

    El futbol y los deportes no son para expertos, son para todos; dejándonos enseñanzas de vida en el camino. Saludos desde Mty.

Anónimo
3 meses ago · Responder

La piel se me pone china al leer esto. Es como revivir nuevamente la trayectoria de este nigga. Pero en las palabras de uno que sabe sobre que es ser un Capitano. Very nice my friend!!

    jmarquez
    2 meses ago · Responder

    ¡My friend! Me halagan tus palabras. Grandes recuerdos traes a la memoria. Un abrazo enorme my friend, sin duda eres uno de los mejores centrales con los que he tenido la oportunidad de jugar, pero sobre todo mejor ser humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.