Viendo el mundo con un poco de locura




Corazón de campeón

Categoría : Deportes Jul 10, 2016

portugal-campeon

Esta Euro 2016 nos ha regalado historias mágicas, hazañas que trascienden el terreno de juego. Historias como las de Islandia, Gales y ahora Portugal. Portugal hoy nos sorprendió a todos al consagrarse campeón.

Antes que nada quiero comenzar recalcando algo: ¡no existe campeón injusto! Si alguien ha sido campeón ha sido porque le he ganado a quienes le tenía que ganar de la manera que tenía que hacerlo. Jugando agradable o no, hizo lo que tenía que hacer para ser campeón. Y Portugal no es la excepción.

Portugal durante todo el torneo jugó entendiendo que tenían un arma no secreta: Cristiano Ronaldo, que tenían enormes limitantes y que para salir campeón tenían que ganar como fuera. ¿No te vienen a la mente esos recuerdos de Grecia o Italia? Equipos que no llenaban el ojo del aficionado pero que ganaron con sus armas y sus limitantes.

Campeón por lesión

Francia se enfilaba para repetir lo que había hecho en aquel Mundial del ’98: consagrarse en casa. Pero una afortunada lesión para Portugal cambió el rumbo, no solo del encuentro, sino de su historia.

Cristiano Ronaldo roto en llanto al entregar el gafete de capitán y saliendo por lesión al minuto 25 por una lesión de rodilla. ¡La imagen de la Euro! El panorama no pintaba nada bien para Portugal, esa lesión se sentía más como una expulsión. Pero Cristiano Ronaldo ha demostrado ser un líder, un referente con un corazón de campeón. Y el hombre en quien Portugal había depositado todas sus esperanzas no los iba a defraudar, se iba a echar el equipo a las espaldas aún desde afuera del campo.

Después de la lesión jamás abandonó al equipo. Así como se fue en llanto tuvo el valor y amor por su selección para volver y seguir siendo el comandante del barco luso. Llegó para contagiar al equipo de su hambre por trascender, llegó para inspirar y para darles una misión: tenían que ganar por él, por su capitán.

Al ver la lesión y lo que Cristiano significa para su selección, lo primero y único que vino a mi mente fue:

El líder dentro de cada uno de los peones.

No hay manera de no contagiarse cuando ves a tu líder intentando hacer hasta lo imposible por conseguir su misión pero rompe en llanto lleno de impotencia por no poder continuar. Cuando el líder cae en batalla los peones se convierten entonces en los portaestandartes de la misión en nombre de su líder.

Cuando tu líder dio todo y no puede más, sólo queda una cosa: ¡a ese líder lo debes honrar! Y que mejor manera de hacerlo que contagiado de su mismo corazón. Y si ese líder te encomendó una misión ¡hay que cumplirla!, aún si eso implica tu vida.

Hoy Portugal nos enseñó que cuando tu líder tiene hambre de trascender y un corazón de campeón, un equipo de peones le pueden dar el título a su capitán. Hoy Portugal nos enseñó que a un líder caído en la batalla se le honra y se hace hasta lo imposible por cumplir la misión encargada.

¡Gracias Portugal! ¡Gracias Cristiano! ¡Gracias por dejarnos enseñanza de vida!

SHARE :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.